Menu

Reseña y Fotos: Iron Maiden en el Palacio de los Deportes

(Galería de fotos más abajo)

En la décima visita de Iron Maiden a México, la banda no podía decepcionarnos y una vez más nos sorprendieron con un show muy movido , parte de su gira Legacy of the Beast. El espectáculo está basado en su comic y juego para celular “The Legacy Of The Beast”, donde Eddie, la mascota de la banda, debe recuperar los pedazos de su alma, que fueron esparcidos por varios mundos.

El concierto empezó con “Aces High”, canción de 1984 que habla de un piloto inglés de la segunda guerra mundial. En el escenario salió una enorme réplica de un avión caza (Supermarine Spitfire) y Bruce Dickinson vestido de piloto. El show tiene elementos teatrales de la vieja escuela: cambian de telón (y Dickinson de vestuario) en casi cada canción. Esto le da un toque nostálgico porque además casi el 70% de los temas que tocan son de los años 80 (Aces High, Where Eagles Dare, 2 Minutes to Midnight, The Trooper, Revelations, Flight of Icarus, The Number of the Beast, Iron Maiden, The Evil That Men Do, Hallowed Be Thy Name y Run to the Hills). La única desventaja es que tardan un poco en empezar cada vez que cambian de escenografía ( o tal vez ya me acostumbré a las pantallas de leds).
Los 3 guitarristas, Dave Murray, Adrian Smith and Janick Gers, tocan con gran precisión y el bajista Steve Harris se ve que es la persona más feliz del mundo cuando toca. Nicko McBrain casi no se ve durante tdo el concierto porque estaba detrás de su enorme batería ( y de repente lo tapaba la escenografía también) pero a los 67 años sigue tocando con mucha energía

El tema o la atmósfera en el escenario durante las primeras 5 canciones es de “Guerra”, por ejemplo, en The Trooper, Eddie y Bruce Dickinson se enfrentaron en una batalla con espadas. Después en Revelations y For The Greater Good of God tenían como fondo una iglesia con vitrales con imágenes de Eddie, y más tarde en Sign of the cross se transformó en un cementerio. Continuaron con Flight of the Icarus que no había sido tocada en 32 años, hasta que fue incluída en esta gira desde el año pasado (al igual que “Sign of the Cross” y “The Clansman” de la era de Blaze Bayley, que habían sido tocadas por última vez en 2001 y 2003). Ahí apareció un inmenso Ícaro y Dickinson usó unos lanzallamas para lanzar fuego con las manos. La última etapa del show empieza con The Number of the Beast y el escenario se transformó en un infierno con pirotecnia y luces rojas. En Iron Maiden apareciò un Eddie diabólico con cuernos y todo se volvió un poco más dramático. En Hallowed Be Thy Name, Bruce Dickinson cantó detrás de los barrotes de una celda sobre lo que piensa mientras espera para ser ahorcado y finalmente, cerraron con Run to the Hills, mostrando un telón con imágenes del juego Legacy of the Beast. En general fue un show muy entretenido con éxitos de distintas eras de la banda, algo que los fans de diferentes generaciones apreciaron mucho.

Si aún no conocen Legacy of The Beast pueden descargarlo gratuitamente para iOS y Android aquí

Datos del show:
-Iron Maiden tocó para 21650 personas
-La banda abridora fue Raven Age, fundada por Dan Wright y George Harris, quien es hijo de Steve Harris, bajista de Iron Maiden

Setlist
Aces High
Where Eagles Dare
2 Minutes to Midnight
The Clansman
The Trooper
Revelations
For the Greater Good of God
The Wicker Man
Sign of the Cross
Flight of Icarus
Fear of the Dark
The Number of the Beast
Iron Maiden

Encore:
The Evil That Men Do
Hallowed Be Thy Name
Run to the Hills