Menu

Hidden City: The Cult regresó a la Ciudad de México

Hace 5 años tomé fotos de The Cult en el Teatro Metropolitan, Ian Astbury me pareció un gran “frontman”, con mucha presencia y por supuesto una gran voz. Al enterarme que serían los invitados de Guns N´ Roses en el Foro Sol, quise repetir la experiencia. La lluvia y la gran distancia que separaba a los fotógrafos del escenario no me dejaron satisfecha así que un día después fui al hotel a tomar un par de retratos de la banda.

DSC_7796

Hidden City es el más reciente disco de The Cult. El martes que los ví en el Foro Sol usaron como fondo la portada, que es una foto de azucenas blancas con gotas de sangre.

hidden

“¿Sabes que significan las azucenas?”, me dijo. Le respondí que yo las relacionaba con la muerte pero explicó: “representan a la mujer y encima de ellas hay sangre menstrual. La mayoría de la gente se escandaliza cuando escucha esto pero es normal, tu madre sufrió para que pudieras nacer, hay que respetar a las mujeres y deben tener el poder que merecen en la sociedad. Los vikingos respetaban a sus mujeres y las ponían a la par con los hombres”.

Ian estaba un poco molesto porque no entiende para qué le siguen preguntando por cosas que pasaron hace 30 años: “Nos quedan 20 años vivos, probablemente a tí más, pero yo no quiero hablar del pasado, no me interesa. La gente solo piensa en ser un “rockstar” ahora, no se dan cuenta que no tiene nada de bueno ser así, mis amigos que llevaron esa vida están muertos ahora. Hay muchos problemas en Estados Unidos: Donald Trump; hay una epidemia de drogadicción, tu que fuiste a Coachella seguro viste a todo mundo tomando cosas. También hay un grave problema de indigentes en Los Ángeles, hasta el gobierno está experimentando con ayahuasca y otras sustancias para tratar el trastorno de estrés post-traumático de los soldados. Cada año se suicidan cientos de miles de soldados que vuelven de las guerras y mientras tanto en la tele puedes ver un anuncio donde aparece Lil Wayne vaciando una botella de champaña sobre un teléfono celular resistente al agua, no tiene sentido”.

Después por alguna razón empezamos a hablar sobre los Tarahumaras, le conté que una vez pude ir a correr con ellos en una barranca en Guachochi, Chihuahua y que ha sido una de las experiencias más increíbles que he vivido. El tiempo se terminó pero esa noche pude ir al Foro sol y les tomé fotos ya no tan lejos:

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments